Original Jin Shin
Spanish Interview
Mieke F.W. Berger Ph.D.


ENCUENTROS CON LA LUZ.

Por Patricia Howell..

La primera vez sunset at Nosaraque escuché la palabra Jin Shin fue en casa de Mieke Berger, una mujer de origen holandés que había curado a mi amiga Teresa de un dolor crónico de espalda que ya no la dejaba trabajar. Supe que Mieke estaba planeando en establecer su residencia en Costa Rica, un país que según me dijo, la había impresionado maravillosamente por la calidez de su gente y la belleza de sus paisajes, y que estaba interesada en conversar conmigo sobre una pequeña propiedad que yo estaba vendiendo en las faldas del Irazú. Asi la conocí. Vino en la tarde de un domingo de Otoño a mi casa en Holanda y desde ese momento, después lo supe, mi vida tomó un rumbo diferente. Me impresionó la serenidad de sus ojos y la inmensa calidez de su su sonrisa y me di cuenta, alguien en mí me lo dijo, de que estaba en presencia de un ser humano especial, de esos que se conocen muy pocas veces en la vida y que nos hacen entrar en vibración con las frecuencias del alma y del silencio propio. Quién es esta mujer me dije? Quién la envia? Hablamos de Costa Rica. Le mostré fotos y libros, le di nombres de amigos, le pregunté sobre sus intereses, su trabajo. No dijo mucho personal. Pero me tomó de la mano, me leyó las pupilas, estás cansada me dijo, me gustaría hacerte un tratamiento, ven si quieres el miércoles, vamos a trabajar en tus bloqueos de energía. Y era verdad. Nueve meses escribiendo el guión de mi nueva película, las tensiones inmensas de vivir en un nuevo país, la carga del trabajo doméstico, la nostalgia.tantas cosas. Estaba cansada, agotada, y sabía que no podía detenerme, que tenía que seguir. Sus palabras cayeron en mí como si fueran lluvia en la sequía. No me interesó ni siquiera saber de qué tratamiento me hablaba. Le dije que sí. Que se lo agradecía. Y fui. Y me trató. No con masajes, no con hiervas, no con nada conocido hasta entonces por mí. Simplemente sus manos, el pulso de sus manos en determinados puntos de mi cuerpo, el silencio.Una hora. Me levanté de la camilla, me sentía un poquito mareada y tuve la sensaciónde que la luz que se metía por la ventana se había tornado mas radiante. Ahora tienes que tomar mucha agua me dijo, y no hagas nada que te presione el día de hoy, solo descansa, relájate. Vas a percibir un cambio en tu energía. Vas a estar bien.. Nos despedimos. Tal vez nos volveríamos a ver alguna vez en Costa Rica. Al salir de su casa tomé un pequeño folleto de los que tenía dispuestos en la sala de espera. Caminé despacio por la rivera del canal que conduce a la estación de trenes, qué pasó aquí me preguntaba, compré mi tiquete, me senté. Mis manos calientes, mi cabeza liviana, la paz en mi interior.Escarvé en mi cartera hasta dar con el folleto y lo lei: ' Mieke Berger, Phd., entra en contacto con la filosofía del Advaita Vedanta luego de muchos años de buscar la verdad. Esta filosofía la lleva a los pies del maestro Sri Nisargadatta Maharaj, en la India, y a la montaña sagrada de Tiruvannamalai, donde el maestro Sri Ramana Maharshi se iluminó, y en la que está ubicado el Ramanashram. Mieke continúa investigando durante muchos años, específicamente en el campo de la salud y de la medicina complementaria. En este estudia y experimenta con diversos métodos de curación tales como la homeopatía, la acupuntura, la acupresión, el Reiki, la reflexología, las esencias y las flores entre otras, sin obtener respuesta a su búsqueda de una técnica de curación integral que respondiera a la filosofía del Advaita Vedanta. Finalmente lo encuentra en el Jin Shin, un conocimiento muy antigua de origen japonés, practicado por una mujer oriental que se constituye en su maestra; temple Phnom PenMary Burmeister - Lino Con ella estudia y ejerce el Jin Shin Jyutsu durante varios, obteniendo resultados extraordinarios en la curación de muy diversas enfermedades. La verdad no es un concepto intelectual, dice Mieke. Es posible vivir una existencia en la verdad' Cómo que la verdad ? me dije. Existe todavía alguien que busque la verdad? Cuál de todas las verdades? Mientras pensaba y cavilaba, una sutil y hermosa sensación se iba apoderando de mi ser. El sol como un disco de fuego pintaba el horizonte de verdes, de violetas, de amarillos.Tenía tiempo de no mirar por la ventana en mis innumerables viajes en tren. Me sentía liviana, ilusionada, vital. Tendría algo que ver el tratamiento?.

Volví a ver a Mieke en Costa Rica. Había adquirido un terreno en las montañas de Escazú, y con su compañero el escritor Justus Kramer Schippers,* acababa de terminar de construir una casa para los huéspedes que llegaban de todo el mundo a recibir sus tratamientos. Allí me recibió. Nuevamente la calidez de su abrazo, la sencillez que la rodea. Conversamos. Yo quería saber, quería entender, no tanto la base filosófica de su pensamiento, como la fuente del amor universal con que se alimentaba. Debes saber, me dijo, que los seres humanos somos energía pura que vibra a una velocidad indescriptible. Mas allá de los átomos que componen nuestro organismo, somos todavía infinitas otras partículas de energía radiante e invisible, podemos decir inmaterial, que siguen leyes, patrones y relaciones sobre las que no tenemos idea ni control sino que por el contrario, obecen a su propio mandato. Eso somos. Infinitas partículas de energía vibrante y en constante cambio, a través de las cuales se expresa la Conciencia Universal, esa que algunos llamamos Dios. Eso es lo que realmente somos. Conciencia que se manifiesta a través de nuestro cuerpo-mente. En realidad el ego, la personalidad, el yo, no son más que una mera ilusión de nuestra mente, una manera de encubrir lo que realmente somos: Conciencia manifestada. Si aceptamos esta realidad, lo cual es difícil para el ego, entendemos que ninguno de nosotros tiene control sobre lo que nos sucede. No somos nosotros quienes tenemos el control, no somos los pilotos de la nave. Es La Conciencia la que guía todas las formas de existencia, la que decide. Nosotros no somos más que meros receptores de esa Voluntad manifestada.

Entonces, por qué tanto dolor? le pregunto, por qué sufrimos tanto? El sufrimiento, el dolor, las decepciones al igual que todas las otras formas de emoción provienen de la mente, del ego que se resiste a aceptar las formas en que se manifiesta la Conciencia y quiere dominar, controlar o petrificar las experiencias.En el fondo la fuente del sufrimiento es la negación, la falta de aceptación.vivimos aferrados al pasado y el futuro y no somos capaces de vivir en el presente, que es la única realidad que verdaderamente existe. Es en el presente en el que se está manifestando la Conciencia constantemente. El pasado y el futuro no existen más que en la mente.' Estas y muchas otras conversaciones fueron siempre seguidas por una sesión de una hora en la camilla. Yo, respirando hasta dejar atrás mi mente, ella pulsando en mis mejillas, mis pulmones, los bordes laterales de mi frente. Qué tienen que ver estos tratamientos con su filosofia de vida?, me preguntaba. Cómo se conectan las dos cosas? Esto que no son masajes, ni acupresión, ni Raiky, esto que llaman Jin Shin, cómo se vincula con el asunto de que los seres humanos no somos sino la energía de Dios vibrando en nuestro cuerpo y que es el ego el que genera todas nuestras emociones? Qué quiere decir que yo no soy el dolor, que yo no soy la exhaltación, que yo no soy lo que siento, que es posible vivir en la neutralidad, observando simplemente el discurrir de nuestras emociones sin identificarnos con ellas, como si fuéramos el cielo azul que mira las nubes pasar sobre su superficie? A pesar de mi resitencia a aceptar lo que me decía, sus tratamientos me daban una indescriptible sensación de paz y al mismo tiempo, una maravillosa vitalidad. Jin Shin. Qué significa? En qué se basa? Cómo actúa? Qué puntos son estos que pulsan con sus manos? Por qué después de cada tratamiento es como si se soltara una represa en mi interior? Una represa de agua largamente estancada que vuelve a fluir libre y cristalina entre los cauces de mi ser.

Unos meses después de mi viaje a Costa Rica y luego de una intensa correspondencia, Mieke me invita a participar en uno de sus talleres de Siem Reap Ankor wat templeauto-ayuda, los cuales imparte varias veces al año en diferentes países. El objetivo del taller es enseñar a las personas las bases del Jin Shin para que lo practiquen en sus propios cuerpos. Esta vez el taller sería en Londres. Ni lo pensé.Claro que iría. Ahi volvemos a encontrarnos, en una hermosa casona victoriana en las inmediaciones de Kensington Park Gardens. Somos dieciocho personas. Tres generaciones. Un círculo de energías radiantes, a la expectativa. Mieke, con su atuendo sencillo de lino crudo, sus largas bufandas lila, la gruesa pulsera de plata que siempre la acompaña, su cálida sonrisa, su aura luminosa. Cada quien se presenta. La contadora de historias, el compositor y director de música, la dulce maestra de Shiatzu, la joven psíquica de Brasil, la señora disléxica, la coreógrafa de danza submarina, el hombre tímido con su gran pena de amor, la mujer de setenta con miedo a la muerte, la poetisa... Cada uno con su historia, su pasado, sus sueños, sus dolores.

Mieke comienza por ponernos en contacto con las bases filosóficas del Jin Shin. 'La Verdad, nos dice, es aquello que no cambia. Es el Shin, lo que siempre ha existido, lo que no tiene principio ni fin, lo que independientemente de nuestra cultura, experiencias, edad, raza, época histórica y todas las demás infinitas variables, se mantiene inmutable en nosotros. No son los sentimientos, no son los pensamientos, no es la personalidad, ni el carácter, ni las tendencias, nada de eso. La Verdad es algo que existe en el interior de cada uno de nosotros, que nos habla, que nos observa, que nos permite ser testigos en determinados momentos de nuestra vida de las diversas manifestaciones del Yo, la Verdad es que somos Energía, Luz Infinita, sin principio, sin final, y abriéndonos a esa Verdad, escuchándola, experimentando sus pulsaciones, es como podemos trascender el miedo, el dolor, las preocupaciones, y vivir en el presente, concientes de que todo cambia, todo se transmuta, todo menos esa Verdad que somos. Esto es algo que los humanos tendemos a olvidar. La mente nos hace creer que somos entidades únicas, en comando de nuestra vida, que nuestra personalidad, nuestro carácter, nuestras emociones son las que nos dan la identidad. pero eso es solo un espejismo, una ilusión que nos separa de la Verdad, de la Unidad, es el pequeño yo, es Jin. Por eso, al hablar de Jin Shin, estamos hablando de re-conectarnos, de re-ligarnos con esa Energía que verdaderamente somos y que nada tiene que ver con la identidad creada la mente. Y la prueba más hermosa de que somos Shin la tenemos en nuestro propio cuerpo. Es algo maravilloso, un regalo de la Conciencia, Su manifestación en nosotros por así decirlo. Eso es lo que vamos a aprender en este taller.Cuáles son esos zonas de nuestro cuerpo que nos ayudan a transcender las barreras y los bloqueos creados por nuestro pequeño yo, y que nos facultan para entrar en vibración con la fuente de Energía Universal.'

Esta primera sesión, que se mantiene a lo largo de todo el día, se va tornando cada vez más profunda, no como un juego intelectual temple Phnom Pensino por el contrario, situándose más y más cerca de las búsquedas y las necesidades de cada uno de nosotros.. Las preguntas, los testimonios, los comentarios, a los que Mieke responde con inmensa dedicación, enriquecen el contenido de su charla y contribuyen a que en nosotros se vaya gestando una apertura que nos permite reconocernos como iguales. (UNO) La presencia de Mieke y la profundidad de su enseñanza nos habían puesto a vibrar en una alta frecuencia, que se fue incrementando conforme avanzaba la tarde y llegamos al término de la sesión.

De camino al hotel, me entrego al laberinto de viricuetos enardecidos de la vieja ciudad londinense. Picadilly, Leicestair, Soho, el Barrio Chino. Dejó de llover y ahora el asfalto refleja las sombras apresuradas de una multitud que se abre paso, convencida de que hay un destino final esperándolos en casa. Para qué correr tanto me dije, si ya estamos en casa. Más de quince años atrás, caminaba yo por estas mismas calles con mis libros de estudiante de cine bajo el brazo y una madeja de ideas para cambiar el mundo. Iba de prisa, con los ojos puestos en el afuera, corriendo una carrera que me alejaba de mi escencia, desconociéndome... Acaso ese había sido el discurrir de mi vida y ahora, por designios del Universo, empezaba a experimentar la vida desde mi propio interior, con los ojos volcados en mí, sabiendo que como es afuera es adentro y que no hay nada que hacer, nada que cambiar, ningún lugar a donde ir, que ya estamos en casa, que ya. Recuerdo una carta de Mieke en la que me dice que la mente se balancea como un péndulo de lo positivo y lo negativo, de lo bueno a lo malo, del pasado al futuro, de la felicidad al dolor, del amor al miedo.Eso no lo podemos cambiar me dice, esa es la naturaleza dual de la mente. Lo que sí podemos hacer es dar un paso atrás y observarla, ser su testigo, entender que no somos esas dualidadedes, que somos Uno, que esas dualidades solo están en nuestra mente. Quién es el testigo, me preguntaba entonces ? Quién observa desde mí la confunsión de mi pequeño yo? Shin?

En la mañana del segundo día iniciamos el conocimiento práctico del Jin Shin. Mieke nos dice que nuestro cuerpo está provisto con 26 ' cerraduras de seguridad de energía ' en ingles safety energy locks SEL) 'CSE' .se localizan en diferentes zonas, y se cierran, se bloquean debido al stress, al miedo o a tantas otras percepciones de la mente. Cuando una o más de nuestras llaves de energía están congestidas, perdemos contacto con la fuente de Energía vital. Nos descargamos, por así decirlo, como una batería. Empezamos por aprender a sentir la energía en nuestro propio cuerpo. Mieke la representa de pie frente a nosotros, el viaje de la energía, de adelante a abajo, de atrás hacia arriba, de arriba nuevamente hacia adelante, en forma ovalada, como un huevo, como una rueda. La energía vibra, son ondas, emanan calor, sonidos, movimiento, nos dice y así como se manifiesta en nosotros se manifiesta en todo el Universo. En el Jin Shin sabemos que nadie le da energía a nadie. Eso es una ilusión del pequeño yo que se viste de curandero para sentirse poderoso. La única Energía proviene de arriba, de la Fuente, y solo ella nos puede dar de sí. Por eso con el Jin Shin lo único que hacemos es establecer un puente para que la energía interior se re-conecte con la Energía Universal. Cada uno es su propio instrumento, nuestro cuerpo es una puerta al Universo y cada uno de nosotros tiene la llaves.

Veintiseis ' cerraduras de seguridad de energia ' ,(CSE) cada una con múltiples funciones, que finalmente buscan lo mismo: abrirnos al presente, liberarnos del miedo, soltar. Recorremos ctemple Phnom Penada una de las cerraduras, aprendemos a sentir la energía que se emana de ellas en forma de pulsaciones ovaladas, más lentas que el corazón, con otra resonancia, aprendemos para qué sirve cada una, cuál es su misión, con qué nos conecta. Una de estas CSE 's me mueve sobremanera.' Todo te será provisto ' , se llama, y se localiza cerca de las costillas. Es la confianza en que todo proviene de la Fuente, que nosotros no somos los directores de esta danza y que no tenemos nada que controlar. Me recuerda el evangelio de Lucas.mirad a los lirios del campo.no andeis afligidos buscando qué comer o qué beber. vosotros poned vuestra atención en el Reino de Dios y recibireis también estas cosas'. El desapego, abrirnos al presente, liberarnos del miedo, soltar.Alguien en el grupo relata su miedo a no poder amar sin apego, su miedo de perder a la persona amada. Mieke responde, nos habla del sentimiento de separación, separación la energía universal, y cómo buscamos llenar este vacío aferrándonos a una persona, a una relación. No puedes perder lo que nunca has tenido. nadie tiene a nadie, nadie cambia a nadie, nadie es dueño de nadie. Mientras respiro y siento las pulsaciones de esta cerradura, mi mente no deja de opinar. Cómo es eso de que todo te será provisto? Acaso te lo podés creer, dice mi mente. Mis pensamientos atraviesan mi espacio como telas ondulantes.las miro pasar, algunas oscuras y sombrías, otras más cantarinas, después viene el silencio exterior y el pulso de la energía resonando. Todo te será previsto. y me maravillo al descubrir que es cierto, que más allá de las sombras apresuradas que creemos ser, somos energía vibrante y que en nosotros se expresa la Conciencia del Universo.

Vuelvo a sentir que mi encuentro con Mieke es un regalo del Universo, y la recuerdo en mi casa, aquella tarde de Otoño, cuando lo supe por primera vez. Ahora había abierto su caja de tesoros, y me regalaba un espejo en el que pude contemplar el rostro debajo de mi rostro.. Me despedí despacio, buscando postergar la partida, buscando las palabras para expresar lo inexpresable. Gracias le dije, y la abracé. Su cuerpo de cuerda de violín, su aroma, su aura luminosa. Lo que iba a hacer en mis días posteriores no lo sabía, pero estaba conciente de que la experiencia vivida seguiría ondulando en mí por mucho tiempo, como cuando se arroja una piedra en la superficie del agua y las ondas se van reproduciendo, concéntricas, hasta alcanzar la vereda.

* Justus Kramer Schippers, autor de la obra : 'Living from Neutrality'

Written by Patricia Howell, Costa Rica july 2001